Este es el sitio web oficial de Alcohólicos Anónimos – Asamblea de Servicios Generales del Área 59 en el Este de Pennsylvania

English  Español


Menú principal

 

 

Los Doce Pasos Oración de Serenidad Oración de la
Responsabilidad

Las Doce Tradiciones

Oración del tercer paso La singularidad de
nuestro propósito
Los Doce Conceptos Oración del séptimo paso Definiciones de reuniones abiertas y cerradas


Para cualquier persona nueva que llega a A.A.
Para cualquiera que envía gente a A.A.

Esta información es tanto para gente que pueda tener un problema con la bebida como
para aquellos que están en contacto con gente que tiene, o se sospecha que tiene, un problema. La mayoría de esta información está disponible con más detalle en la literatura publicada por A.A. World Services, Inc. En el otro lado de esta hoja aparece una lista de
los folletos y Guías recomendados. Aquí se explica lo que se puede esperar de Alcohólicos Anónimos. Se describe lo que A.A. es, lo que A.A. hace, y lo que no hace.

¿Qué es A.A.?

Alcohólicos Anónimos es una comunidad internacional de hombres y mujeres que en un tiempo tenían un problema con la bebida. No es profe sional, es automantenida, no está afiliada a ninguna secta religiosa, es multirracial, apolítica, y puede encontrarse casi en todas partes. Cualquier persona que quiera hacer algo respecto a su problema con la
bebida puede hacerse miembro.

Unicidad de propósito y problemas diferentes del alcohol

Algunos profesionales califican el alcoholismo y la adicción a drogas de 'abuso de
sustancias' o 'dependencia química'. Por lo tanto, a veces se introduce a A.A. a gente
no-alcohólica y se les anima a asistir a las reuniones de A.A. Cualquier persona puede
asistir a las reuniones abiertas de A.A. pero solo los que tienen problemas con la bebida pueden asistir a las
cerradas. Un eminente psiquiatra que sirvió como custodio
no-alcohólico de la Junta de Servicios Generales de A.A., hizo la siguiente declaración:
 “La unicidad de propósito es esencial para el tratamiento eficaz del alcoholismo.
El motivo para tener tal exagerado enfoque es el de superar la negación. La negación asociada con el alcoholismo es astuta, desconcertante y poderosa y afecta al paciente,
a quien lo ayuda, y a la comunidad. A menos que el alcoholismo se mantenga incesantemente en primer plano, otros asuntos usurparán la atención de todos.”

¿Qué es lo que A.A. hace?

1. Los miembros de A.A. comparten su experiencia con cualquiera que busque ayuda para su problema con la bebida; dan servicio persona-a-persona o “apadrinan” al alcohólico que
llega a A.A. sea cual sea su procedencia.

2. El programa de A.A., enunciado en nuestros Doce Pasos, ofrece al alcohólico una
manera de desarrollar una vida satisfactoria sin alcohol.

3. Este programa se discute en las reuniones de los grupos de A.A.

a. Reuniones abiertas de orador—abiertas para alcohólicos y no alcohólicos. (La
asistencia a una reunión abierta de A.A. es la mejor forma de enterarse de lo que A.A.
es, lo que hace, y lo que no hace.) En las reuniones de orador, los miembros de A.A. “cuentan sus historiales.” Describen sus experiencias con el alcohol, cómo llegaron a A.A.,
y cómo han cambiado sus vidas como resultado de A.A.

b. Reuniones abiertas de discusión—un miembro habla brevemente sobre su experiencia
con la bebida, y luego dirige una discusión sobre la recuperación en A.A. o acerca de cualquier problema relacionado con la bebida que cualquier persona quiera plantear.

(Las reuniones cerradas son para los A.A. o para cualquiera que pueda tener un
problema con la bebida.)

c. Reuniones cerradas de discusión—se realizan igual que las discusiones abiertas, pero
sólo para alcohólicos o posibles miembros de A.A.

d. Reuniones de Pasos (normalmente cerradas)—discusión sobre uno de los Doce Pasos.

e. Los miembros de A.A. llevan también reuniones a las instituciones de tratamiento y correccionales.

f. Se puede pedir a los miembros de A.A. que hagan reuniones informativas acerca de
A.A. como parte de los programas A.S.A.P.

(Proyecto de Acción de Seguridad con respecto al Alcohol) y D.W.I. (Manejar bajo los efectos del alcohol). Estas reuniones acerca de A.A. no son reuniones regulares de los grupos de A.A.

Qué es lo que A.A. no hace

A.A. no:

1. Da a los alcohólicos la motivación inicial para recuperarse.

2. Trata de persuadir a los alcohólicos para que se hagan miembros

3. Patrocina ni participa en investigaciones

4. Guarda registros de asistencia ni historiales

5. Está afiliada a “consejos” ni a agencias sociales

6. Vigila ni trata de controlar a sus miembros

7. Hace pronósticos ni diagnósticos médicos ni psicológicos

8. Provee servicios de desintoxicación ni de enfermería, hospitalización, medicinas, o cualquier tratamiento médico o psiquiátrico

9. Ofrece servicios religiosos ni organiza ni patrocina retiros

10. Participa en la educación acerca del alcohol

11. Proporciona servicios de vivienda, alimentación, ropa, dinero, trabajo, ni demás
servicios de asistencia social

12. Ofrece servicios de consulta doméstica ni profesional

13. Acepta dinero por sus servicios, ni contribuciones de fuentes no A.A.

14. Suministra cartas de recomendación a las juntas de libertad condicional, abogados, funcionarios de los tribunales

Miembros procedentes de los programas de la corte y de las instituciones de tratamiento

En los últimos años, los grupos de A.A. han dado la bienvenida a muchos miembros
nuevos procedentes de los programas de los tribunales y de las instituciones de
tratamiento. Algunos han llegado a A.A. voluntariamente; otros, bajo cierto grado de presión. En nuestro folleto “Cómo cooperan los miembros de A.A.,” aparece lo siguiente:

No podemos discriminar en contra de ningún posible miembro de A.A., incluso en el caso
de que dicha persona, hombre o mujer, se una a nosotros presionada por un juzgado, por
un patrón o por cualquier otra entidad.

Aunque la fuerza de nuestro programa se basa en la naturaleza voluntaria de nuestra
calidad de miembros de A.A., en un principio muchos de nosotros asistimos a las
reuniones porque nos vimos forzados a ello por otra persona, o por nuestra propia intranquilidad interior. Pero nuestro continuo contacto con A.A. nos enseñó cuál era la verdadera naturaleza de nuestra enfermedad...

A.A. no está interesada en quién lo envió. Lo que le preocupa es el bebedor problema...
No podemos predecir quién se va a recuperar, ni tampoco tenemos autoridad para decidir cómo otro alcohólico debe tratar de recuperarse.

Prueba de asistencia a las reuniones

Algunas veces, los tribunales piden una prueba de asistencia a las reuniones de A.A.

Algunos grupos, con el consentimiento del posible miembro, hacen que el secretario del grupo de A.A. firme o ponga sus iniciales en el papel suministrado por el tribunal. La
persona enviada presenta una identificación y manda por correo el papel al tribunal como prueba de asistencia.

Otros grupos cooperan de diferentes maneras. No hay un procedimiento fijo. En qué
forma y hasta qué punto un grupo participa en este proceso depende completamente del grupo en particular.

Esta prueba de asistencia a las reuniones no forma parte del procedimiento de A.A.
Cada grupo es autónomo y tiene el derecho de elegir si quiere o no firmar los papeles de
los tribunales. En algunas áreas los asistentes presentan ellos mismos la prueba de asistencia, a solicitud de quien los envía, y de esta manera evitan la ruptura de
anonimato de los miembros de A.A.

Literatura

La literatura aprobada por la Conferencia de A.A. está disponible en español,
inglés y francés. Para obtener ejemplares adicionales de este documento o un
catálogo de literatura, escriban o llamen a la Oficina de Servicios Generales. En el
Grapevine de A.A., una revista internacional mensual—también conocida como
“nuestra reunión impresa”—aparecen muchas historias interesantes acerca de la recuperación del alcoholismo escritas principalmente por miembros de A.A. Sirve como
una buena introducción y un vínculo con la muy diversa comunidad de A.A. y su rica mina
de experiencia de recuperación. La revista en español, La Viña, se publica cada dos
meses.

Para información sobre el Grapevine o para pedir una subscripción al A.A. Grapevine o
a La Viña: (212) 870-3404; fax, (212) 870-3301; website: www.aagrapevine.org

Conclusión

El objetivo primordial de A.A. es llevar su mensaje de recuperación al alcohólico que
busca ayuda. Casi todos los tratamientos del alcoholismo tratan de ayudar al
alcohólico a mantener su sobriedad. Sea cual sea el camino que sigamos, todos
tenemos el mismo destino, la recuperación de la persona alcohólica. Juntos podemos
hacer lo que ninguno de nosotros puede hacer solo. Podemos servir como fuente de experiencias personales y como un sistema de apoyo constante a los alcohólicos en recuperación.

 

Regresar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los Doce Pasos

1.    Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.

2.    Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros mismos podría devolvernos el sano juicio.

3.    Decidimos poner nuestras voluntades y nues­tras vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo concebimos.

4.    Sin miedo hicimos un minucioso inventario mo­ral de nosotros mis­mos.

5.    Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos, y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros defectos.

6.    Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos liberase de nuestros defectos.

7.    Humildemente le pedimos que nos liberase de nuestros defectos.

8.    Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y estuvimos dis­pues­tos a reparar el daño que les causa­mos.

9.    Reparamos directamente a cuantos nos fue po­sible el daño cau­sado, excepto cuando el ha­cerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros.

10.  Continuamos haciendo nuestro inventario per­sonal y cuando nos equivocábamos lo ad­mi­tíamos inmediatamente.

11.  Buscamos a través de la oración y la medi­ta­ción mejorar nues­tro contacto consciente con Dios, como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente que nos dejase conocer su voluntad para con noso­tros y nos diese la fortaleza para cumplirla.

12.  Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de lle­var el mensaje a los alcohólicos y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos.


Regresar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las Doce Tradiciones

1.    Nuestro bienestar común debe tener la pre­fe­ren­cia; la recupera­ción personal depende de la unidad de A.A.

2.    Para el propósito de nuestro grupo sólo existe una autoridad fun­damental: un Dios amoroso tal como se exprese en la conciencia de nuestro gru­po. Nues­tros líderes no son más que servidores de confianza. No gobiernan.

3.    El único requisito para ser miembro de A.A. es querer dejar de beber.

4.    Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asun­tos que afecten a otros grupos o a Alcohó­li­cos Anó­nimos, considerado como un todo.

5.    Cada grupo tiene un solo objetivo primor­dial: lle­var el mensaje al alcohólico que aún está su­friendo.

6.    Un grupo de A.A. nunca debe respaldar, fi­nan­ciar o prestar el nombre de A.A. a ninguna enti­dad alle­gada o empresa ajena, para evitar que los pro­ble­mas de dinero, propiedad y pres­tigio nos des­víen de nuestro objetivo primor­dial.

7.    Todo grupo de A.A. debe mantenerse com­ple­ta­mente a sí mismo, negándose a recibir contri­bu­cio­nes ajenas.

8.    A.A. nunca tendrá carácter profesional, pero nuestros centros de servicio pueden emplear tra­ba­jadores especiales.

9.    A.A. como tal nunca debe ser organizada; pero podemos crear juntas o comités de servi­cio que sean directamente responsables ante aquellos a quienes sirven.

10.  A.A. no tiene opinión acerca de asuntos aje­nos a sus actividades; por consiguiente, su nom­bre nunca debe mezclarse en polémicas públicas.

11.  Nuestra política de relaciones públicas se basa más bien en la atracción que en la promo­ción; ne­cesitamos mantener siempre nuestro anonimato personal ante la prensa, la radio y el cine.

12.       El anonimato es la base espiritual de todas nuestras Tradiciones, recordándonos siempre ante­poner los principios a las personali­dades. 

Regresar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los Doce Conceptos

Los Doce Conceptos para el Servicio Mundial fueron escritos por el co-fundador de A.A., Bill W., y adoptados por la Conferencia de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos en 1962. Los conceptos son una interpretación de la estructura de servicio mundial de A.A. según se iba desarrollando durante los primeros años de la historia y la experiencia de A.A. La forma corta de los Conceptos dice:

1.               La responsabilidad final y la autoridad fundamental de los Servicios Mundiales de A.A. deben residir siempre en la conciencia colectiva de toda nuestra Comunidad.

 

2.               La Conferencia de Servicios Generales de A.A. se ha convertido, para casi todo propósito práctico, en la voz activa y la conciencia efectiva de toda nuestra Comunidad en sus asuntos mundiales.

 

3.               Para asegurar una dirección eficaz, debemos dotar a cada uno de los elementos de A.A. (la Conferencia, la Junta de Servicios Generales, las corporaciones de servicios, personal directivo, comités y ejecutivos) de un “Derecho de Decisión” tradicional.

 

4.               En todos los niveles de responsabilidad, debemos mantener un “Derecho de Participación” tradicional, en forma tal que permita la representación votante en proporción razonable a la responsabilidad que cada nivel deba asumir.

 

5.               Debe prevalecer en toda nuestra estructura un “Derecho de Apelación” tradicional, asegurándonos así que la opinión de la minoría será oída, y que las peticiones de rectificación de los agravios personales serán consideradas cuidadosamente.

 

6.               La Conferencia reconoce que la iniciativa principal y la responsabilidad activa en la mayoría de los asuntos de Servicio Mundial deben ser ejercidas por los Custodios miembros de la Conferencia cuando actúan como la Junta de Servicios Generales.

 

7.               El Acta de Constitución y Estatutos de la Junta de Servicios Generales son instrumentos legales que facultan a los Custodios para gobernar y conducir los asuntos de Servicio Mundial. El Acta de la Conferencia no es un instrumento legal, pero se apoya, para hacer efectiva su finalidad, en la tradición y el patrimonio de A.A.

 

8.               Los Custodios son los principales planificadores de la política y finanzas generales. Tienen supervisión directa de las entidades de servicio constantemente activas e incorporadas separadamente, y ejercen esta función por medio de su facultad para elegir a todos los directores de aquellas entidades.

 

9.               Para nuestro funcionamiento y seguridad futuros, se hace indispensable una buena dirección de servicio en todos los niveles. La dirección primordial de Servicio Mundial, que una vez fue ejercida por los fundadores, debe necesariamente ser asumida por los Custodios.

 

10.           A cada responsabilidad de servicio debe corresponder una autoridad de servicio equivalente, quedando siempre bien definido el alcance de dicha autoridad.

 

11.           Los Custodios siempre deberán contar con la ayuda de comités, directores de las corporaciones de servicio, ejecutivos, personal de oficina y asesores que sean los mejores posibles. Deberán por lo tanto prestar especial consideración al seleccionar la composición, los méritos personales, los procedimientos de ingreso, los derechos y los deberes asignados.

 

12.           La Conferencia cumplirá con el espíritu de las Tradiciones de A.A., teniendo especial cuidado de que la Conferencia nunca se convierta en sede de peligrosa riqueza o poder;  que fondos suficientes para su funcionamiento, más una reserva adecuada, sean su prudente principio financiero;  que ninguno de los miembros de la Conferencia sea colocado en una posición de autoridad incondicional sobre ninguno de los otros;  que todas las decisiones importantes sean alcanzadas por discusión, votación y siempre que sea posible, por considerable unanimidad; que ninguna actuación de la Conferencia sea punitiva a personas, ni una incitación a controversia pública;  que la Conferencia nunca debe realizar ninguna acción de gobierno autoritaria, y que como la Sociedad de Alcohólicos Anónimos, a la cual sirve, la Conferencia en sí misma siempre permanecerá democrática en pensamiento y en acción.

Regresar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Oración de Serenidad

Dios me concede la serenidad para aceptar
Las cosas que yo no puedo cambiar
El valor para cambiar las cosas yo puedo
Y la sabiduría para saber la diferencia.

OrigEN DE LA ORACIÓN DE LA SERENIDAD: UN BREVE RESUMEN

 “Esta oración ha sido atribuida a casi todos los teólogos, filósofos y santos conocidos de la humanidad. En realidad, fue escrita en 1932 por el Dr. Reinhold Niebuhr del Union Theological Seminary en la ciudad de Nueva York, como final de una oración más larga. En 1934, un amigo y vecino del doctor, el Dr. Howard Robbins, le pidió permiso para usar esta parte de la oración más larga en una compilación que estaba haciendo. Ese año, apareció publicada en un libro de oraciones del Dr. Robbins.

La oración llamó la atención de uno de los primeros miembros de A.A. en 1940. La leyó en las notas necrológicas del New York Herald Tribune. Le gustó tanto que la trajo a la O.S.G. que entonces estaba en la calle Vesey, para que la leyera Bill W. Cuando Bill y el personal leyeron la breve oración, sintieron que se adecuaba particularmente a las necesidades de A.A. Se imprimieron y se distribuyeron tarjetas. De esta manera, esta simple oración se ha convertido en parte del material de A.A."  (Del Exchange Bulletin de A.A. de julio de 1961).

LA ORACIÓN DE LA SERENIDAD

“¿No hay nada nuevo bajo el sol?  Bueno, quizás haya algo nuevo en el área de las cosas materiales. Telstar y las sondas lunares son nuevos. En realidad, también lo es A.A., que celebró este año su cumpleaños número veintinueve. Pero, en la vida espiritual, cuando hacemos un descubrimiento, generalmente estamos redescubriendo una vieja verdad.

Cuando la revista Grapevine informó recientemente sobre el origen de la Oración de la serenidad, (número de enero de 1950), habíamos atribuido la composición del texto al Dr. Reinhold Niebuhr, quien lo había escrito en 1932 más o menos en la forma en que aparece arriba. El Dr. Niebuhr dijo en aquel entonces que él pensaba que podría haber existido durante años, quizás siglos..."

Un miembro de A.A. nos ha enviado un recorte del Paris Herald Tribune con un artículo escrito por su corresponsal en Koblenz (Alemania Occidental). "En un lúgubre salón de un antiguo hotel, con vistas al Rin a su paso por Koblenz, enmarcado por las banderas de los regimientos Prusianos rescatadas del monumento a Tannenberg, hay una lápida inscrita con las siguientes palabras: ‘Dios concédeme el desprendimiento para aceptar las cosas que no puedo alterar; el valor para alterar las cosas que puedo; y la sabiduría para distinguir una cosa de la otra.’ Estas palabras [fueron escritas] por Friedrich Otenger, un pietista evangélico del siglo dieciocho…

No tenemos la lápida original de Koblenz en alemán. Y tenemos una tarjeta impresa que indica que la oración era la ‘oración de un soldado del siglo catorce’. Y es posible que en el futuro salga a la luz más información sobre los orígenes de la oración. Pero, no nos dejemos llevar por las investigaciones históricas; la oración es la que va a ayudarme a mí, un alcohólico.”  (Del número de noviembre de 1964 de la revista  Grapevine de A.A.)

Regresar

                  
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Oración del tercer paso

“Dios, me ofrezco a Ti para que obres en mí y hagas conmigo Tu voluntad. Líbrame de mi propio encadenamiento para que pueda cumplir mejor con Tu voluntad. Líbrame de mis dificultades y que la victoria sobre ellas sea el testimonio para aquellos a quien yo ayude de Tu Poder, Tu Amor y de la manera que Tú quieres que vivamos. Que siempre haga Tu Voluntad”.

Regresar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Oración del séptimo paso

“Creador mío, estoy dispuesto a que tomes todo lo que soy, bueno y malo. Te ruego que elimines de mi cada uno de los defectos de carácter que me obstaculizan en el camino para que logre ser útil a Ti y a mis semejantes. Dame la fortaleza para que, al salir de aquí, cumpla con Tu Voluntad. Amén."

Regresar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Oración de la Responsabilidad

Yo soy responsable.
Cuando cualquiera, dondequiera
extienda su mano pidiendo ayuda
quiero que la mano de A.A. esté siempre allí.

Y por esto: Yo soy responsable.

Regresar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La singularidad de nuestro propósito

Cada grupo de Alcohólicos Anónimos debe ser una entidad espiritual con un solo objetivo primordial — el de llevar el mensaje al alcohólico que aún sufre.

 

Tradición 5, Las Doce Tradiciones, forma larga

 

 

LA SINGULARIDAD DEL PROPÓSITO Y OTROS
PROBLEMAS DIFERENTES AL ALCOHOL

El alcoholismo y la adicción a las drogas se conocen a menudo como “abuso de sustancias” o “dependencia química”. Por lo tanto, a veces se introduce a personas alcohólicas y no alcohólicas a A.A. y se les alienta a asistir a las reuniones. Cualquiera puede asistir a las reuniones abiertas de A.A., pero solamente las personas que tienen un problema de bebida pueden asistir a las reuniones cerradas o convertirse en miembros de A.A. Las personas que tienen problemas que no son de alcoholismo, son elegibles para convertirse en miembros de A.A. solamente si tienen un problema de bebida.

El Dr. Vincent Dole, un pionero en el tratamiento de los adictos a la heroína con metadona y fideicomisario de la Junta de Servicios Generales de A.A. por varios años, ofreció la siguiente declaración: “El origen de la fuerza de A.A. radica en su determinación específica. La misión de A.A. es ayudar a los alcohólicos. A.A. limita lo que se exige a sí mismo y a sus asociados, y su éxito se basa en su objetivo limitado. Sería un error grave pensar que un proceso que resulta exitoso en un área también lo será inevitablemente en otro”. Por lo tanto, nos complace tener la oportunidad de compartir la experiencia de A.A. con aquellas personas que deseen desarrollar programas de los Doce Pasos y las Doce Tradiciones para adictos no alcohólicos utilizando los métodos de A.A.

 

Regresar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Definiciones de reuniones abiertas y cerradas

El propósito de todas las reuniones de los grupos A.A., tal como se indica en el Preámbulo, es permitir que los miembros de A.A. “compartan entre sí experiencias, fortalezas y esperanza para solucionar su problema común y ayudar a otros alcohólicos a alcanzar la sobriedad”. Los grupos de A.A. sostienen reuniones tanto abiertas como cerradas para alcanzar este fin.

Las Reuniones Cerradas son exclusivamente para los miembros de A.A. o para quienes tienen problemas de bebida y “desean dejar de tomar”.

Las Reuniones Abiertas se ofrecen a cualquier persona que tenga algún interés en el programa de recuperación del alcoholismo de Alcohólicos Anónimos

En ambos tipos de reuniones, el representante de A.A. que la preside podría solicitar que los participantes limiten el diálogo a temas relacionados con la recuperación del alcoholismo.

Ya sean cerradas o abiertas, las reuniones en grupo de A.A. son dirigidas por sus miembros, quienes determinan el formato de las mismas.

Regresar